El comercio electrónico en España supera los 10.900 millones de euros, según ONTSI

Se ha presentado el “Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2011″, realizado por ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones) a través de encuestas realizadas a españoles. El principal dato que se extrae es el crecimiento del comercio electrónico B2C en España, con una cifra de volumen del sector en 2011 de 10.917 millones de euros, lo que supone un 19,8% más que en el año 2010.

Este crecimiento se debe principalmente al aumento de compradores, que ha pasado de 11 a 13,2 millones, un incremento del 20,2%. En cambio, el gasto medio por internauta ha caído, así como la frecuencia de compra también es algo menor.

El perfil medio del consumidor responde a las mismas características sociodemográficas, pero se incorporan usuarios de edades adultas y hábitats reducidos. El lugar favorito para realizar compras por Internet sigue siendo el hogar para 9 de cada 10 compradores, situándose en segunda posición la empresa. Además, la búsqueda online y a través del móvil se impone como el método de obtención de información principal.

En cuanto a los medios de pago, el favorito es la tarjeta de crédito o débito el (66,2%).

Para el 43,7% de los compradores españoles es importante que la tienda esté adherida a un sello de calidad o código de confianza, y tan sólo el 7,7% de los internautas declara haber tenido algún problema relacionado con las compras por Internet.

Respecto a la disposición para realizar compras por internet, el 12,9% de los no compradores están dispuestos a comprar online. Las mayores barreras de entrada son la reticencia a la hora de facilitar datos financieros (54,4%), la incertidumbre en el uso de datos personales (53,1%) y la desconfianza en relación a que el producto no cumpla las expectativas (53,2%).

Por el contrario, las principales motivaciones son el precio (65,2%), la comodidad (58,6%) y el ahorro de tiempo (39,3%). Tres de cada cuatro compradores de 2010 lo siguen haciendo en 2011, por lo que se puede concluir que existe un alto grado de satisfacción.